Moodle es el más famoso de los entornos de aprendizaje virtuales en los centros educativos públicos de la Comunidad Valenciana. Se hacen cursos todos los años y muchos profesores de secundaria lo están usando continuamente. Tiene muchas ventajas, ya que te proporciona un lugar para centralizar materiales, entrega y evaluación de ejercicios e incluso exámenes y calificaciones.
No obstante, en mi opinión, tiene algunas desventajas muy graves para mi manera de trabajar: Es muy lento aunque tengas buen ordenador y conexión, el flujo de trabajo es muy intuitivo, pero muy farragoso cuando ya sabes cómo funciona. Editar o modificar actividades o cuestionarios requiere muchos clics. Me da la sensación de que no se actualiza al ritmo de otros CMS y siempre parece obsoleto (esto es muy subjetivo). En definitiva, no permite agilizar su gestión a usuarios “avanzados”.
En muchos centros, el moodle está alojado en un hosting propio o proporcionado por conselleria. Esto quiere decir que no siempre va a estar actualizado o funcionar de forma rápida.
Hablando con un compañero que usa más y mejor el moodle que yo me dice que está de acuerdo en los problemas que le planteo pero que ha encontrado soluciones más o menos artesanales.
Por eso, estoy poniendo en marcha para el año que viene un curso “piloto” totalmente apoyado en mi wiki y en google docs. Ya he pasado todas mis diapositivas de libreoffice a google docs y los ejercicios. De esta manera los puedo modificar en directo y no necesitan ser descargados ni usar pen drives. Por otro lado, funcionan de maravilla en teléfonos móviles y demás.

La estructura del curso:

Cierto es que Moodle organiza de manera muy visual el orden cronológico de los ejercicios y apuntes. Pero no es muy complicado hacer un documento de texto con hiperenlaces a otros documentos. Al ser un documento lo puedes maquetar con mayor libertad que en moodle y para añadir un enlace, comentario o unos ejercicios es mucho más ágil.

Entrega de trabajos:

Este año, los trabajos de Blender, los han enviado ya a una carpeta compartida en google drive. Estos eran públicos y todos los alumnos podian ver los trabajos de los demás. En módulos en los que se necesita de más privacidad, tal vez tenga que hacer un directorio compartido para cada alumno. No es muy complicado y ellos se pueden acostumbrar. Se puede, por ejemplo, crear un subdirectorio para los trabajos ya corregidos y queda claro lo que queda por corregir.

Exámenes:

Hacer exámenes tipo test o de respuesta corta no es muy complicado con los complementos Gformit y Flubaroo. El primero transforma un texto en el que las preguntas y respuestas están separadas por saltos de línea en un formulario y el segundo facilita mucho la evaluación si los resultados están en una hoja de cálculo con el formato de los formularios de google docs.
Con esto, eliminamos las restricciones para corregir que tiene Moodle y podemos aplicar las fórmulas que estimemos oportunas (se trata de una hoja de cálculo). Por ejemplo, en Moodle no se puede hacer que una pregunta reste puntos.
Creo que este es el punto más débil de mi proyecto, espero que no dé muchos problemas.

Notas:

Si las notas han de ser públicas es muy sencillo, ya que se puede compartir una hoja de cálculo.

Si las notas deben ser privadas es bastante más complicado, ya que hay que mantener una hoja de cálculo para las notas de todos y algún tipo de documento compartido de forma privada con la información sincronizada. Esto se puede hacer automáticamente con importrange

Preparar un curso puede ser más tedioso al principio. Pero creo que a partir de dar los permisos adecuados y crear la estructura de directorios (una semana) el resto del curso puede funcionar más fluido.

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *